La infame letra pequeña

Letras pequeñasLo sabemos, estamos acostumbrados a ello, pero seguimos cayendo una y otra vez en el “¿engaño?”. La mayoría de ofertas, promociones o publicidades que llaman a la acción presentan en letras bien grandes el reclamo, el gran titular que incita a la compra, pero en letras muy pequeñas, casi ilegibles para alguien que no tenga buena vista, aparecen las condiciones de la maravillosa oportunidad que se nos brinda, que si finalmente las leemos, y logramos entenderlas, muchas veces hacen que quizás no resulte tan maravillosa. Es cierto que muchas veces el reclamo es tan atractivo en comparación con lo que luego dice la letra pequeña que estaríamos en el límite de lo que podría considerarse publicidad engañosa.

Y tenemos maravillosos ejemplos de ello continuamente. Por ejemplo, las “maravillosas” ofertas de las compañías de telecomunicaciones que nos ofrecen a un precio de escándalo conexión a Internet, pero que si leemos la letra pequeña resulta que la promoción son sólo los 3 primeros meses y luego el precio sube a más del doble, ah! y faltaba sumar el IVA. O las también “maravillosas” ofertas de las compañías aéreas que anuncian precios de billetes que sale más caro coger el autobús que un avión, pero claro, luego falta sumar las tasas, el coste de facturación de equipaje, el coste de pagar con tarjeta, el seguro, el canon por subir de los primeros al avión…

Recientemente aprovechando el tirón del Mundial numerosas empresas hicieron atractivas promociones poniendo como reclamo la victoria de La Roja. Ahora que ha ganado la selección española empiezan los problemas y algunas de estas empresas, como Toshiba o TomTom, denunciadas por FACUA, aluden a la letra pequeña para, según los consumidores, no cumplir sus compromisos. ¿Y qué dice esta letra pequeña? La letra pequeña de la promoción de Toshiba “Si la Roja gana, tú ganas” decía que consultases las bases de la promoción en una página web, donde uno de los requisitos era registrarse dentro de un periodo de tiempo determinado para optar a dicha promoción. En el caso de TomTom el reclamo era: “Compra un TomTom GO 950, 750, 550 y Safety Edition y si la Selección Española gana la final del campeonato de fútbol más emocionante del verano, TomTom te devolverá el dinero”, pero la letra pequeña aparte de decir que te habías de registrar en su web decía que habías de contestar correctamente a tres preguntas.

FACUA argumenta que “si para recuperar el importe de sus productos era tan importante comprarlos como registrarse en una página web antes de una determinada fecha, y en el caso de TomTom contestar correctamente a varias preguntas, este elemento debió haberse destacado en la publicidad de la misma forma que aquél y no remitir a las bases de las promociones en sendas webs.”

La solicitud de registro en la página web del fabricante es una práctica habitual desde hace un tiempo. Esto es así porque al fabricante le interesan los datos del consumidor final, establecer un nexo de unión con él. Pero como hoy nadie pierde su tiempo ni da sus datos a cambio de nada, pues hay que dar algo a cambio o al menos la posibilidad de ganar algo. Pero este es otro tema.

En mi opinión debería dejar de existir la letra pequeña de las promociones y esos titulares “trampa” tan atractivos, porque puede que logremos la atención del consumidor y finalmente la ansiada compra, pero si luego se siente engañado porque no ha leído o no ha entendido bien las condiciones de la letra pequeña, esto repercutirá negativamente en la imagen y reputación de la marca y la desconfianza del consumidor en futuras promociones o compras. Me encantaría ver un anuncio cuyo titular fuese algo así: “No busque la letra pequeña, sólo cuesta lo que ve aquí en letras ENORMES.


Actualización a 28 de julio de 2010:
Ayer, 27 de julio de 2010, Toshiba publicó un comunicado que puede leerse en su página web y que ha sido difundido por numerosos medios de comunicación, en el cual dice que “considerará las solicitudes de los clientes no registrados en la web de la promoción y que cumplan con el resto de Términos y Condiciones aplicables a la misma”. Al parecer ante el aluvión de críticas y el daño a su imagen de marca, en una decisión acertada en mi opinión, Toshiba se ha replanteado su postura y será más flexible, al menos en cuanto al requisito de previo registro, ya que como dice el comunicado, “Toshiba ha tenido conocimiento de la existencia de diferentes interpretaciones sobre el requisito de registro en la web de la promoción. La opinión de nuestros clientes y la máxima satisfacción de los mismos es nuestra prioridad”. También FACUA comenta sobre esta noticia en su web valorando muy positivamente la decisión de Toshiba e instando a otras empresas que se encuentran en situaciones similares a que la imiten.


Esta entrada pertenece a Marketing de Esponja © 2010 Mercè Navas

1 comentario

Archivado bajo Marketing, Publicidad, Reflexiones

Una respuesta a “La infame letra pequeña

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s