Archivo mensual: agosto 2009

Pensar es Gratis

portada-piensaesgratis

Es un planteamiento que parece obvio ¿verdad? Pensar es gratis y al parecer saludable. ¿Entonces porque hay gente que no practica el sano arte de pensar? Pues porque como escribí en la entrada anterior pensar cansa y hay gente muy vaga, que incluso se vanagloria de que no piensa.

Sobre explotar nuestra extraordinaria capacidad humana de pensar como arma para potenciar el talento trata el libro “Piensa, es gratis” de Joaquín Lorente, de la editorial Planeta. Y nos propone 84 principios para que reflexionemos sobre ellos, para que nos sirvan de “despertador del cerebro” y aunque muchos de estos principios versan sobre el mundo empresarial, son interesantes y útiles para cualquier persona. En función de tus vivencias e intereses con unos te sentirás más identificado que con otros, que es lo que me ha pasado a mí, pero todos te hacen pensar, que es de lo que se trata.

No pretendo hacer aquí una crítica literaria al uso, porque para eso ya hay otros blogs que lo hacen muy bien (como el blog Loleemos de uno de mis compañeros del Club de lectura de Marketing, Sergio, que te recomiendo). Personalmente clasifico los libros en dos grandes grupos: los que me han gustado y los que no me han gustado. Así de simple. Y este libro me ha gustado. Y me lo pienso volver a leer con más calma, porque muchos de sus principios son para pararte un poco en ellos e interiorizarlos y sacar tus propias conclusiones, aparte de las que nos da el autor. Y además, este libro me inspiró para escribir la entrada de presentación de mi blog y darle título, así que ya sólo por eso ha valido la pena leerlo.

Sólo algunos principios que me han gustado:

“Principio 2: La suerte es el azar aprovechado.” Que va en línea con la gran frase de Winston Churchill: “La suerte es el cuidado de los detalles”. Y como dice Joaquín Lorente “para tener suerte hay que estar constantemente atento y vigilante respecto al azar”.

“Principio 14: Si no ofreces un cielo, jamás tendrás creyentes.” Que continua con el principio siguiente número 15 “Una marca se hace creando actos de fe”. Las marcas para ganarse la fe del consumidor necesitan ofrecer una promesa verosímil, despertar su deseo, satisfacer sus necesidades, prometerles un cielo terrenal. El cliente cuando compra un producto “ejerce un acto de fe”, esperando satisfacer sus expectativas con el mismo.

“Principio 19: Para convencer de algo a los demás, quien lo explica debe ser el primer convencido”. Y este principio no sólo vale para los vendedores en una empresa, sino para nosotros mismos, cuando tratamos de convencer de algo a los demás.

“Principio 22: No vendas porquería. Cuando lo haces, lo que más apesta es tu futuro”. Y este es un principio para el éxito empresarial a largo plazo. Vender un buen producto o servicio, porque al cliente no le gusta sentirse engañado. Si una empresa destruye la confianza del consumidor, traiciona su fe, lo paga. Como dice el autor “los oportunistas son pajaritos de vuelo corto”.

“Principio 29: Sólo lo concreto motiva”. La capacidad de saber concretar el mensaje que queremos transmitir, no divagar, no ser ambiguos.

“Principio 41: Las cosas no son lo que son, sino lo que la gente piensa que son”. Cada persona crea su propia realidad en función de su propia percepción, experiencias, aspectos culturales, etc. No existe una sola verdad.

“Principio 42: Por cada cosa que sabemos, ignoramos infinidades. Y cuantas más cosas nos interesan, más desconocimiento nos acompaña”. Como dice Joaquín Lorente “inteligente es aquel que cada vez que desea aprender toma una intensa conciencia de su ignorancia.”

Hay muchos más principios interesantes para reflexionar desarrollados y analizados sabiamente y de forma práctica por el autor, así que ya te leerás el libro si te han interesado.

En la página web oficial te puedes descargar los 3 primeros principios gratis en pdf. Es un libro fácil de leer y con ello no pretendo quitarle mérito. No para ser bueno un libro ha de resultar complicado de leer.


Esta entrada pertenece a Marketing de Esponja © 2009 Mercè Navas

4 comentarios

Archivado bajo Lecturas / Libros

Pensar Cansa

La próxima entrada de este modesto blog la pensaba titular “Pensar es gratis” y comentar el libro que recientemente acabé de leer de Joaquín Lorente. Sin embargo, como puedes leer la he titulado “Pensar Cansa”. Yo a mis neuronas cada día les doy una buena dosis de ejercicio para que se cansen, no quiero que se vuelvan vagas, hay que mantenerlas en forma. Pero hay mucho listo suelto por estos mundos virtuales que practica el arte del “Copy & Paste”, porque lo dicho, pensar cansa y hay gente muy cómoda y que ya está cansada de antemano para ponerse a pensar.

El pasado miércoles publiqué mi anterior entrada “La mala fama del marketing” y ese mismo día uno de estos listos virtuales se la copió íntegramente en su blog, sin por supuesto hacer ninguna atribución a su autora, que es una servidora. Me hace gracia el nombre del blog “Marketing Eficiente”, porque lo único eficiente que yo le veo es copiar “posts” ajenos. Pero tan “automáticamente” los copia que dejó incluso un enlace interno en la entrada que apuntaba a otra entrada anterior de mi mismo blog. Así que WordPress me avisó con un “pingback” y descubrí el plagio al día siguiente, porque sino no me hubiese enterado tan rápido. Mira por donde he descubierto un buen truco para detectar plagios, poner enlaces internos en los posts que apunten a tu mismo blog. Y palabras como pingback, trackback, etc. ¡La de cosas que estoy aprendiendo!

Haciendo un “whois” del dominio marketingeficiente.com encontré que pertenece a un tal Diego Katzman de la empresa Mythos Online Media de Barcelona, una dirección y un e-mail de contacto. Por supuesto le escribí la correspondiente parrafada legal pidiéndole que dejase claro que soy la autora de ese contenido o simplemente lo quite de su web. Como era casi de esperar no me ha contestado. También intenté sin éxito publicar un comentario en la entrada plagiada que por supuesto al ser moderado no ha sido aprobado. Así que me queda el derecho a la “pataleta” en este espacio propio, también con el objetivo de descubrir las malas prácticas del referido blog y de este señor, que haciendo una búsqueda en Google se autoproclama como “gurú del marketing”.

Por norma general desconfío de los que se cuelgan la etiqueta de gurú de algo y quieren ser maestros y guías espirituales del resto, sus fieles seguidores, creyéndose que todo lo saben. Si de algo estoy segura es que cuanto más inteligente es alguien y más aprende, más es consciente de su ignorancia.

Apreciado Sr. Diego Katzman, del grupomythos.com, de secretia.com, o de los miles de blogs que usted tiene y que promueven el hacerse rico fácilmente, si llega a leer esto y quiere que quite su nombre de esta entrada sólo tiene que hacer lo que amablemente le solicité en mi e-mail. A lo mejor es de esos que piensan que lo importante es que se hable de uno, aunque sea mal. En ese caso, enhorabuena, lo ha conseguido, le hecho publicidad en mi blog, publicidad negativa, pero publicidad al fin y al cabo, y ¡Gratis!

Actualización con fecha 11 de agosto de 2009:

Ayer lunes, 10 de agosto de 2009, recibí un aviso de WordPress de que el blog con la entrada copiada enlazaba al mío y pude comprobar que finalmente habían puesto la atribución: “Escrito en Merce Navas Blog” y un hipervínculo al contenido original. Horas más tarde, el mismo día, recibo un email de disculpas de la empresa Mythos Online Media desde una cuenta gmail, en contestación al mío. Reconocen que entienden mi preocupación por los derechos de autor del artículo y que en base a mi “evidente frustración han decidido además tomar cartas en el asunto y modificar el artículo en cuestión para que refleje la fuente original”. Reconocen que ha sido un robot automático (scraper) el que ha copiado directamente mi feed RSS en base a determinadas palabras claves y según ellos esta forma de proceder está en cumplimiento de las leyes de protección intelectual internacionales y lo llaman “experimento de recopilación de información y artículos en ciertas áreas temáticas de forma automatizada”. Yo no soy abogada, pero aunque ellos digan que “Nuestro servicio está en concordancia con las Leyes de Protección de datos de Isle of Man, en donde ésta página web está alojada”, el dominio pertenece a una empresa de Barcelona que debería cumplir las leyes de propiedad intelectual nacionales y sino también están las internacionales. Y fuera de temas legales, ¿dónde está la ética? ¿Es ético conseguir contenidos para un blog con marcado carácter comercial utilizando exclusivamente robots, que automáticamente copian las entradas originales de otros blogs a través de lectores de feeds RSS y sin tener en cuenta las licencias de derecho de autor que recaen sobre las mismas?. Un tema que he estado investigando y al parecer está sucediendo bastante, siendo motivo de constante queja por parte de bloggers, que en muchos casos, además, se ven penalizados por Google en su posicionamiento por contenido duplicado.


Esta entrada pertenece a Marketing de Esponja © 2009 Mercè Navas

7 comentarios

Archivado bajo Miscelánea

La mala fama del marketing

Reconozcámoslo, los profesionales del marketing tenemos mala fama y esto es debido a que el concepto de marketing en demasiadas ocasiones está muy desprestigiado.

Quién no ha escuchado o leído expresiones cómo: “eso es sólo marketing”, “es puro marketing”… Y se refieren a nosotros como “esos de marketing”, “los de marketing”…

Precisamente los errores que comenté en la anterior entrada de lo que la gente piensa qué es marketing son en parte responsables. Cuando por ejemplo se asocia el marketing a la publicidad muchas veces engañosa, aquella que hace promesas falsas o exageradas, o a la publicidad subliminal o manipuladora. Se tiende a pensar que “los de marketing” creamos necesidades falsas, aunque la auténtica filosofía del marketing es encontrar aquellas necesidades que están latentes en el mercado e intentar encontrar los mecanismos para satisfacerlas. Se nos acusa a “los de marketing” de ser culpables de incentivar el consumismo exagerado, la compra de productos superfluos y no necesarios. La verdad que este tema de la creación o no de necesidades es un apasionante y eterno debate que daría para una entrada aparte.

O el otro error, cuando se asocia el marketing a las técnicas de venta agresiva y sin importar las necesidades del cliente, utilizando herramientas de presión, como cuando se abusa del telemarketing, o los argumentos de venta engañosos, etc.

Contra estas prácticas engañosas tanto de venta como de publicidad es positivo destacar que la actual sociedad de la información permite que el consumidor cada vez tenga más medios a su alcance para estar mejor informado, con lo cual cada vez será más difícil engañarle o manipularle fácilmente.

También hay quien piensa que cuando un producto es bueno no es necesario hacerle marketing, que se vende sólo, y esto es algo equivocado. Por muy bueno que sea un producto en un mercado competitivo y global es necesario un buen plan de marketing. También al revés, hay quien piensa que cuando un producto es malo es necesario “hacerle marketing”, pero si el producto es malo, ya desde la propia concepción del producto hemos errado y cualquier otra técnica de marketing posterior no impedirá que ese producto sea un fracaso a largo plazo. Otra cosa distinta es que gracias a un “buen marketing” muchas veces productos que tal vez no eran tan buenos técnicamente como sus competidores hayan salido ganadores en la lucha por el mercado, pero no quiere decir que fueran malos, sino que cumplían las necesidades demandadas en aquel momento y supieron diseñar una estrategia de marketing mejor que la de su competidor.

Y por último, me gustaría señalar que todos hacemos marketing sin darnos cuenta. Cuando planificamos la persona que nos gustaría llegar a ser y ponemos los medios para conseguirlo, cuando vendemos una imagen de nosotros mismos en las relaciones personales o profesionales, etc. Hay quien dice que todo es marketing.


Esta entrada pertenece a Marketing de Esponja © 2009 Mercè Navas

6 comentarios

Archivado bajo Marketing, Reflexiones

¿Qué no es Marketing?

Me ha parecido una buena idea, para ir centrando el tema del blog, empezar por aclarar qué es el Marketing y qué es lo que la gente a veces entiende por Marketing y no es del todo correcto.

El término inglés “Marketing” está hoy en día sumamente extendido y aceptado en nuestro lenguaje y otros términos como “mercadotecnia” o “mercadeo”, por mucho que los prefiera la RAE, no se utilizan tanto. Definiciones del concepto de Marketing hay muchas y variadas. Cuando yo estudiaba era pregunta segura de examen y tenías que definirlo con tus propias palabras. No pretendo convertir este blog en un manual de conceptos ni sentar cátedra. Cualquier interesado en encontrar definiciones de marketing encontrará muchas en los diversos libros de marketing que existen en el mercado, con la ayuda de los motores de búsqueda o sino léase esta introducción al concepto de Marketing de la Wikipedia. A mí en particular me gustan aquellas que definen el Marketing como una ciencia. Me gusta pensar que soy una “científica del marketing”.

Me interesa más centrar el tema de esta entrada en qué es lo que muchas veces la gente identifica como Marketing y no lo es.

Quizás el fallo más común es confundir el Marketing con la Publicidad. La publicidad es tan sólo una variable o herramienta del marketing, pero una de las partes nunca es el todo. Sí que es cierto, que es una parte muy visible, quizás la más conocida y atrayente, pero ni siquiera la publicidad es sólo una de las cuatro famosas Ps del marketing mix (te vuelvo a remitir a la Wikipedia si no conoces las 4 Ps). La publicidad forma parte de la cuarta P (Promotion), que se puede traducir como Promoción, aunque a mí me gusta más Comunicación. La comunicación es una parte muy importante del marketing y es por ello que muchas veces grandes empresas crean departamentos exclusivos de comunicación más o menos integrados en los departamentos de marketing. Como he dicho la publicidad forma parte de la comunicación, pero tampoco la comunicación es sólo publicidad, sino que hay otras herramientas: relaciones públicas, patrocinio, promociones de ventas, el merchandising, el marketing directo, marketing online, etc. Y todas las variables del marketing, no sólo las de comunicación sino las otras 4ps, han de estar coordinadas y son un resultado de una previa definición de objetivos y estrategias.

Lo cual me lleva a otro error que también se suele cometer y es pensar que el marketing son sólo ventas. Y sobre todo se suele confundir el marketing con aquellas técnicas de venta agresivas que buscan incitar o forzar las ventas, engañando si cabe al consumidor, lo cual desprestigia el concepto de marketing. Es indudable que el objetivo del marketing es aumentar las ventas de la empresa y con ello su rentabilidad, pero las ventas son un resultado, no todo el proceso del marketing. Enfatizar el marketing como ventas supone darle una excesiva importancia al marketing operacional o táctico y esto es un error.

Desde aquí quiero reivindicar el valor e importancia del Marketing Estratégico, sin el cual cualquier acción de marketing será una acción inconexa, sin un objetivo claro, pensando sólo en el corto plazo y de escaso valor.


Esta entrada pertenece a Marketing de Esponja © 2009 Mercè Navas

8 comentarios

Archivado bajo Marketing, Reflexiones